LOS EMERGENTES VS LOS DECLINANTES

EL FOGÓN POR JOSÉ ÁNGEL SOLORIO MARTÍNEZ

MORENA estructuralmente, es inexistente en Tamaulipas. Los rancios liderazgos, no han podido convertir esa organización en un partido de masas, amplio, de anchos consensos entre los sectores sociales de la región. Tan ausente está de las causas y de las acciones político-electorales de la entidad, que sus dirigentes están prácticamente desaparecidos.
Esos mariscales anquilosados –que poco aportaron al triunfo de AMLO en el estado-, hoy se resisten a sumar y asimilar a los nuevos liderazgos que se sumaron a la campaña del hoy Presidente de la república.
Es esa la explicación más racional de los deplorables eventos de la marcha festiva por el triunfo de López Obrados en ciudad Victoria.
Fue el choque de los líderes emergentes y los líderes decadentes de MORENA.
Por una parte, Antonio Leal Doria –que ha sumado a lo más deplorable de una sedicente Izquierda, encabezada por Enrique Yañez y otros- que capitanea a la vieja escuela lopezobradorista; por la otra, Lalo Gattas que en poco tiempo se ha convertido en uno de los militantes de MORENA en Tamaulipas de mayores convocatorias.
A Leal Doria, pocos talentos se le conocen; Yáñez, es recordado por muchos actos de provocación que lejos de prestigiar a la Izquierda la han caricaturizado ante la sociedad regional.
Los responsables del lopezobradorismo en Tamaulipas, deberían poder orden al interior de su organización. Dejar atrás esas actitudes y de ser posible instrumentar la renovación de cuadros directivos de un partido que se ha convertido en un nido de escleróticos dirigentes que con actitudes poco nobles quieren usar el partido en su beneficio particular.
(Otra explicación de las fobias de Doria y Cía contra Gattas, es sin duda que les ha sacado un paso adelante en la disputa por las candidaturas de las diputaciones locales).
Leal Doria actúa como dueño de MORENA. Y eso, sólo puede acarrear exclusión. Y en el sentido político, el empequeñecimiento del proyecto de AMLO en el estado.
Con esos vicios, muy poco hará para ganar el lopezobradorismo en el crucial 2019.
En este momento –con ese partido anquilosado y atomizado- MORENA sólo está en posibilidades de ganar cuatro distritos –de los 22 de mayoría- en Tamaulipas: los dos de Madero y dos de Matamoros.
(Habría que ver también, la posibilidad de que en la región de Hidalgo, grupos sociales importantes se sumen a MORENA lo que ampliaría el umbral del triunfo en dos distritos más).
En el resto de la entidad, las actitudes de los infantilistas de Izquierda –que son mayoría en la mayoría de los municipios del estado- están hundiendo al Movimiento de Regeneración Nacional e insisten en dinamitar las buenas intenciones de su jefe político Andrés Manuel López Obrador.
No es que MORENA vaya a perder en la comarca…
…MORENA no quiere ganar.